¡No dejes de correr!

XXIII Summer Olympics

Existen muchas oportunidades para fallar, muchos ocasiones en las que podrás decidir regresar, abandonar o simplemente detenerte de alcanzar los objetivos primordiales de tu vida, pero, ¿Por qué seguir corriendo? ¿Por qué seguir creyendo que verás lo que un día soñaste? Pues simplemente porque no fuiste llamado para abandonar, no fuiste creado para desistir, Dios te creó para algo más que sobrevivir, Dios te creó para florecer y vencer. Si hoy estás en una crisis o en pecado, es tiempo de sacudirte el polvo de la derrota, mirar hacia arriba y mirar al Dios que es amplio en perdonar.

En el día final de los Juegos Olímpicos de la ciudad de México de 1968, 26 millas de una Maratón de 385 yardas se habían preparado, el favorito para ganar era Adebe Bikila de Etiopía, 8 años antes en Roma corriendo descalzo él se convirtió en el primer africano del éste en obtener una medalla de oro, luego en los juegos de Tokio en 1964 corriendo con zapatos de pista él gana nuevamente, pero en México, sólo uno de sus entrenadores sabía que Bikila correría con un hueso roto,  lesión sufrida unas semanas antes del evento, sin embargo a los 17 kilómetros él está entre los que llevan la delantera, pero el dolor es muy severo, Adebe Bikila se retira de la carrera, tomando la delantera se encuentra el compañero de equipo de Bikila, quien ganó la medalla de plata en los 10 mil metros.

Por tres Olimpiadas consecutivas un corredor Etíope ganó la carrera más histórica en el programa de las Olimpiadas. Cuando estaban en las ceremonias de premiación, todos se preguntaban, ¿que pasó con los demás?

Para algunos la recompensa es algo personal, es saber que terminarán aquello que fueron mandaron a hacer, poco después de una hora que el ganador de la carrera llegará a la meta, John Stephen Akhwari de Tanzania se aproximaba al estadio, el ultimo hombre en completar la jornada de esa noche, Akhwari corría con una vendaje en su rodilla derecha, se cree que fue una voz que le llamó desde muy dentro y le dijo que continuara, así que prosigue, este es el mayor ejemplo de valentía que se ha presenciado en una Olimpiada, cuando se le preguntó porqué no abandonó, Akhwari contestó “mi país no me mandó 5mil millas hasta aquí para empezar una carrera, ellos me enviaron 5mil millas hasta aquí para terminar la carrera”

“Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite…” 2 Timoteo 2:5a NVI, la historia no hablará de aquellos que comenzaron algo y no lo terminaron, la historia hablará de aquellos que a pesar de los obstáculos siguieron corriendo, como un atleta, como un guerrero que sabe que no solo fue llamado a competir, sino a ganar, a conquistar y no ser conquistado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s